Los vecinos de Majadahonda exigen revisión catastral ya y se oponen a la zona azul

Exigen también que se lleve a cabo una revisión catastral en el municipio

 
Reunión de la Asociación

Reunión de la Asociación

El pasado viernes la Asociación de Vecinos del Municipio de Majadahonda reunió a más de sesenta vecinos en la Casa de la Cultura para decidir qué hacer respecto de la revisión catastral.

Según lo expuesto por el concejal de Hacienda el pasado día 8 de octubre en la reunión que mantuvo con la Asociación, el Ayuntamiento acata la decisión dela Gerencia Regional del Registro de no llevar a cabo revisión catastral alguna, ni ahora ni cuando se cumplan los plazos previstos.

Recordemos que actualmente, y tras las sentencias del TSJM favorables a más de 70 vecinos, se da la paradoja que un vecino verá bajar sensiblemente su recibo del IBI tras la aplicación de estas sentencias mientras otro vecino, con una vivienda idéntica, seguirá pagando más.
Los vecinos han decidido por tanto iniciar una recogida de firmas, preparar una concentración en la calle e instar a los grupos municipales para que presenten una moción en el pleno de noviembre, reclamando la revisión catastral.

Con respecto a la ampliación de la zona azul iniciada por el Ayuntamiento en pleno verano y que debería entrar en funcionamiento a primeros de noviembre, los vecinos apoyan la recogida de firmas que han iniciado los comerciantes de la zona de las Erillas, solicitando la paralización de la zona azul en la zona del Mercadillo, pero insisten en que también se oponen a la ampliación de la zona azul en el casco urbano.

Miguel Moreta, presidente de la Asociación, recordó que en el año 2012 la Asociación ya había presentado en el registro del Ayuntamiento más de 3000 firmas de vecinos y unas 200 de comerciantes, en contra de la ampliación de la zona azul.

Los vecinos exigen hoy la congelación de la ampliación de la zona azul mientras se realiza un estudio en profundidad de la movilidad en nuestro municipio así como del impacto sobre el contrato actualmente firmado con la empresa gestora del servicio de estacionamiento regulado.

La zona azul, aparte de ser recaudatoria, no soluciona los problemas que tiene Majadahonda, municipio cortado en dos por la última ampliación de la Gran Vía peatonal; problemas que se agravarán si, como mencionó el Alcalde en el último pleno de septiembre, sale adelante la construcción del Mercado de Santa Catalina, precisamente en la zona de las Erillas.

Los vecinos instan también a todos los grupos municipales a presentar una moción para la congelación inmediata de la zona azul, y el replanteamiento de toda la estrategia de movilidad en nuestro municipio, especialmente en el caso urbano. Lo que significa también promover el transporte público, abrir aparcamientos disuasorios, fomentar el uso de la bicicleta en la vida diaria, etc.