Narciso de Foxá: La oposición, ahora, también es responsable de las medidas que se aprueban.

Esta semana hemos visitado el Ayuntamiento para hablar con el Alcalde. Narciso de Foxá nos recibió en su despacho y atendió todas nuestras preguntas durante 45 minutos en los que estuvimos hablando, sobre todo, de Majadahonda.

Digital. Madrid 23/09/10 - Narciso de Foxa, alcalde de Majadahonda  - (c) Vicens Gimenez

Narciso de Foxa, alcalde de Majadahonda – (c) Vicens Gimenez

Pregunta: ¿Para el Alcalde de Majadahonda esta nueva legislatura es muy diferente, no?

Narciso de Foxá: Es diferente, si. Tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas,  pero desde luego su es completamente diferente tanto para el gobierno como para la oposición.
Para nosotros porque hemos tenido que cambiar el chip. Hacer las cosas de forma diferente, negociar y hablar de todos los temas. En la pasada legislatura los ciudadanos de Majadahonda querían que las decisiones se tomaran por mayoría absoluta y ahora no.
Pero la oposición también tiene que cambiar el chip y yo creo que les está costando más.
La oposición ahora tiene responsabilidad de las cosas que pasan en Majadahonda. Antes tenían que hacer oposición sistemática al equipo de gobierno, pero ahora, si no se aprueba una propuesta, ellos también tienen que responder del porqué.

Si por ejemplo no se aprueban los presupuestos y dentro de esos presupuestos había una serie de medidas que eran buenas para Majadahonda,  yo no voy a decir que se han equivocado, pero digo que tienen que dar explicaciones a los ciudadanos de por qué esas medidas no se han aprobado. Por tanto, insisto, en que desde el gobierno tenemos que actuar de forma diferente, pero la oposición también tiene que hacer las cosas de modo distinto a como lo hacía antes de las elecciones.

P. ¿Y cómo es el día a día en un ayuntamiento en el que las tres cuartas partes de los concejales son nuevos?

N. de F: Efectivamente, la gran mayoría de la corporación es nueva para lo bueno o para lo malo. Una de las cosas buenas es que ahora somos responsables todos. Antes la oposición estaba sistemáticamente en contra de todo lo que proponíamos porque para ellos no había consecuencias. Por ejemplo si queremos seguir con la política de jardines y de flores (que es tan característica en este ayuntamiento), antes la oposición decía que no y criticaba al equipo de gobierno. Ahora ¡Ojo! Porque si dicen que no y no se aprueba una medida, saben que muchos de sus votantes les van a pedir explicaciones. En ese sentido me quito presión en algunos asuntos

P. ¿Eso también llama al diálogo, no?

N. de F: Exacto. Antes sistemáticamente era no. Ahora no es tan sistemático. Ahora cada para paso hay que consultarlo. Ahora bien, lo que tampoco puede ser es que haya un gobierno en la sombra que tome decisiones y haga responsable al Alcalde y a su equipo. El alcalde está facultado para una serie de cosas que especifica la ley. Y en esos aspectos las decisiones tiene que ser del alcalde.

P Desde nuestro portal estamos en contacto con los comerciantes y nos transmiten su preocupación por dos cosas concretas: el aparcamiento y la dificultad para moverse en coche por el centro.  

N de F. Yo no estoy en absoluto de acuerdo. Tenemos el centro más comercial de toda la zona noroeste y eso es por una suma de factores. Entre ellas por la peatonalización. La Gran Vía de Majadahonda se llena de gente, a las doce de la mañana y a las siete de la tarde, en verano y en invierno. Es una ciudad con vida y con alma. Cosa que no ocurre en otras ciudades de la zona. Me atrevo a decir que es la ciudad con más vida de todo el noroeste de Madrid.

Que me digan que para la circulación y la movilidad es peor, naturalmente. La peatonalización va en contra de la circulación cómoda de los coches. Pero es que no hay milagros. Hay que optar por una cosa o por otra. Es cierto que una parte del centro está peatonalizada, pero no es una zona muy extensa. Hay ciudades como Oviedo o Vitoria en que la peatonalización afecta a todo el centro. Aquí no es tan exagerado, aunque he de admitir que dificulta la circulación. Pero lo cierto es que también se favorece al peatón y al comercio del centro. El que no lo vea así es muy miope. Esa es mi impresión y la prueba está en que los resultados son los que son.

P: Sin embargo, muchos comerciantes se lamentan de que no pueden competir con los centros comerciales y los vecinos prefieren ir a esas grandes superficies en lugar de venir al centro

N d F: Que es más cómodo ir a una gran superficie en el extrarraadio es un hecho que no discute nadie, pero el comercio en el centro de Majadahonda está compitiendo muy bien con esas grandes superficies. Además el Ayuntamiento está apoyando a ese comercio haciendo un centro amable y lleno de ocio al que la gente acude masivamente, desde luego mucho más que en otras ciudades del entorno. Ahora bien, hay competencia, si. 

Y en cuanto al aparcamiento, hay un parking longitudinal a lo largo de la Gran Vía que permite estacionar prácticamente en cualquier punto de la calle, aunque es cierto que las entradas no son cómodas. Además en el aparcamiento siempre hay sitio porque tiene una ocupación del 20%. A parte de este subterráneo, salvo los martes y los sábados, cuando está el mercadillo, en el centro de Majadahonda siempre hay sitio para aparcar. Pero además, precisamente en los terrenos en los que se pone el mercadillo, hay una zona enorme de parking en superficie. 

Evidentemente siempre hay cosas que mejorar. Vamos a iniciar un plan de señalización de toda la ciudad, porque en ese punto si creo que hay deficiencias y vamos a subsanarlas de forma inmediata. Luego, claro, hay muchas cosas que se pueden hacer, y se proponen otras muchas. Por ejemplo se habla de romper la peatonalización de la Gran Vía para que el tráfico rodado pueda cruzarla en algún punto, pero a mi, francamente esas propuestas que no me gustan. Pero lógicamente todo es mejorable y se puede hablar de todo.

Otro punto de preocupación, en este caso vecinal, es el asunto de los vecinos de «Los Valles». Más de un centenar de familias cuyas viviendas han sido adquiridas por un fondo buitre y están en riesgo inminente de quedarse en la calle. ¿Qué va a ocurrir?

N de F: Yo no estoy de acuerdo con que sea un fondo buitre Es un fondo que gestiona en torno a 50000 viviendas en toda España. Aunque desde el punto de vista del problema que tienen estas familias, el calificativo que le pongamos a esta empresa es irrelevante.

El problema de esas familias es que por un Decreto de la Comunidad de Madrid hace años, se pensó que los ayuntamientos podían ceder suelo gratuito. Hubo entonces una serie de constructores que invirtieron muchos millones de euros en construir viviendas que durante 10 años tenían que mantener unos alquileres muy bajos. Lo que ha ocurrido es que los 10 años han pasado.

Lo que va a hacer el Ayuntamiento de Majadahonda es ayudar a aquellas familias que tengan un problema social grave.  Al resto no. Si hay una familia que tiene recursos o una posición desahogada, tendrá que pasar por el mismo procedimiento de calificación que el resto de familias.

Tenemos unos procedimientos por los que se establecen una serie de filtros para acceder a viviendas de protección y por tanto el Ayuntamiento ayudará de alguna manera a aquellas familias que sigan dentro de esos rangos de necesidad de vivienda. Pero no seguirán en esas viviendas porque no son nuestras, no son del Ayuntamiento. Son de una empresa que en su momento invirtió su dinero y ha estado 10 años esperando a que esas viviendas pasaran a ser libres y por tanto, transcurrido ese tiempo, pueden hacer lo que quieran con lo que es suyo

Ahora bien, el Ayuntamiento tiene la obligación de buscar una solución apara las familias que lo necesitan. Y en ello estamos

P. Majadahonda es Ciudad de acogida de refugiados. ¿Llegará alguno algún día? 

N de F: No sé. lo que si se es que tenemos que estar preparados para ello. Hemos tomado una serie de medidas para que cuando nos corresponda acoger a un refugiado o una familia, esté todo listo. Y además, otra cosa importante es que en este asunto todos los partidos estamos de acuerdo en crear las condiciones necesarias para que, cuando llegue el momento,  cuando se nos requiera, vengan a Majadahonda los refugiados que haya que acoger

Nuestro tiempo se acaba. Más concretamente, el del alcalde, cuya agenda, como siempre, está repleta de citas.

Le agradecemos que haya abierto las puertas de su despacho a un medio de comunicación prácticamente nuevo en esta ciudad y le emplazamos a una nueva conversación. Queda mucha legislatura y estamos seguros de que podremos hablar de otros muchos temas