Somos Robinjud Informa: Reclamación de gastos hipotecarios

Muchos contratos de préstamo con garantía hipotecaria realizados con una entidad de crédito incluyen entre sus cláusulas que el solicitante asume todos los gastos requeridos para la constitución y registro del préstamo hipotecario. Lo que no todos los que “se hipotecan” saben es que el la mayoría de los casos estas cláusulas y algunas de las comisiones bancarias asociadas al crédito hipotecario, son abusivas y pueden reclamarse. A este respecto, es importante tener presente el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, correspondiente a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios que en su artículo 82 que tipifica expresamente las cláusulas abusivas. Vamos a ver qué gastos podemos reclamar, y cómo.

Gastos a reclamar

Es importante aclarar que se pueden reclamar los gastos provenientes directamente del préstamo hipotecario, pero no los de la compraventa. Específicamente son:

Los gastos de Notaría, los de inscripción en el Registro de la Propiedad, los de los Actos Jurídicos Documentados, los gastos por honorarios de la gestoría ylos gastos por honorarios de tasación.

¿Quién puede reclamar? ¿Qué cantidades? Qué acciones se pueden ejercer?

Legitimado para reclamar.

Cualquier persona que haya contratado una hipoteca puede reclamar lo que crea que le corresponde. Las personas jurídicas o empresas en principio no, porque no se consideran consumidores, aunque podría darse algún caso.

Oportunidad para reclamar el pago.

La reclamación puede hacerse en cualquier momento. No importa que el crédito ya se haya cancelado, o que se haya realizado la dación en pago de la vivienda. El límite es que no hayan transcurrido más de 4 años desde que canceló la hipoteca o se realizó la dación en pago.

Soportes documentales para reclamar.

Todo pago realizado debe haber generado una factura. Por tanto, tendremos que aportar las facturas de notario, registro de la propiedad, gestoría y tasación. Además, la carta de pago del impuesto de actos jurídicos documentados, esto es, el modelo 600. Normalmente estos documentos se entregan junto con la copia de la escritura y la liquidación de la provisión de fondos que se realizó para la inscripción de las escrituras en el Registro de la Propiedad. Si no tenemos alguna de ellas, se pueden pedir copias a las entidades que las emitieron. Otro medio de prueba es el estado de cuenta corriente, firmado y sellado por el representante de la entidad bancaria. También necesitaremos el contrato de la constitución de la hipoteca. Es importante tener en cuenta que esta escritura es distinta al contrato de compra-venta, aunque en algunos casos se realiza en el mismo documento. Si la hipoteca ya se ha cancelado, necesitaremos los recibos de pago de las cuotas de la hipoteca o la escritura de finiquito del crédito hipotecario.

Cantidades a reclamar.

Está claro que la cantidad a reclamar variará dependiendo los aranceles de los notarios y registradores, así como de los honorarios de gestorías y tasadoras, aunque podemos afirmar que en la mayoría de los casos pueden recuperarse entre 1.500 y 4.000€, más los intereses.

Acciones a ejercer.

La acción principal es la demanda de nulidad de las cláusulas abusivas, que incluye consecuencialmente la solicitud de restitución de los gastos. No obstante, previamente a la demanda, se realizará reclamación extrajudicial a la entidad bancaria lo que evitaría la interposición de la demanda de nulidad.

Si eres de los que ya ha acudido al banco a reclamar la devolución de tus gastos y te han dicho que así está recogido en tu contrato de préstamo sin más, es hora de que acudas a un asesor experto. En Somos Robinjud llevarán adelante tu reclamación, y sólo cobrarán por su asesoría y su gestión una vez que te hayan devuelto el dinero.

Si quieres más información, Somos Robinjud está en San Isidro 14, en Majadahonda. Su web es www.somosrobinjud.com