Vecinos del Punto Limpio de Majadahonda, informan y denuncian.

Ha llegado hasta nuestra redacción una comunicación de Vecinos del Punto limpio de Majadahonda, que por su interés reproducimos a continuación:

Punto Limpio

Punto Limpio

El pasado mes de Noviembre, la movilización de los vecinos de la zona del Punto Limpio consiguió que el alcalde se comprometiera a cambiar la puerta de acceso de la instalación, y si eso no arreglaba el problema que venimos sufriendo, a iniciar un proyecto para re-ubicar el Punto Limpio en una zona no-residencial del municipio.

La puerta de acceso se cambió finalmente en Diciembre, y si bien es cierto que al menos las personas que se dedican a la actividad clandestina de despiece de objetos ya no están de forma permanente en la zona residencial, el problema no se ha resuelto. La misma actividad continúa en la nueva puerta, y los resultados (basuras, desechos, restos …) siguen deteriorando el paso peatonal que va hacia la estación de Renfe, la calle Vicente Aleixandre, y las instalaciones del estanque de tormentas, que se ha convertido en un verdadero vertedero (a pesar de las múltiples denuncias y solicitudes al Ayuntamiento, que no asume su responsabilidad de mantener limpias dichas instalaciones, que son de propiedad municipal). La seguridad en la zona también sigue siendo un grave problema, y ya ha habido denuncias por robos en coches, y vallas de urbanizaciones dañadas por personas que las saltan para acceder a ellas.

A pesar de todo ello, el actual equipo de gobierno municipal ya haya dado por resuelto este problema, incumpliendo la promesa que se nos hizo en Noviembre a los vecinos. Pero eso no es lo más preocupante …

Hace algo más de un año se nos comunicó a los vecinos de la zona la intención de instalar surtidores de gas para los vehículos de limpieza de la empresa Valoriza en la Av. Del Plantío, en la misma acera del Punto Limpio donde ahora está el nuevo acceso. Se presentaron entonces decenas de alegaciones contra el proyecto, sin que hasta la fecha se haya dado respuesta a ninguna de ellas. Los motivos de las alegaciones son muchos, y muy graves:

· Riesgos de seguridad, al realizar una instalación de suministro de gas a escasos metros de nuestras viviendas, muy cerca de la estación de servicio de Repsol, y en una zona de mucho movimiento, tanto peatonal como vehicular.

· Muy graves problemas de tráfico, al colocar un servicio de suministro de gas para camiones a la salida de una rotonda que ya a día de hoy es muy conflictiva en horas punta.

· El negativo impacto medioambiental de tener a los vehículos de limpieza de Valoriza repostando gas al lado de las viviendas.

· Una situación más que irregular en el proceso de licitación del servicio de limpieza del municipio. En el pliego presentado, Valoriza se comprometió a instalar los surtidores de gas en los terrenos de su propiedad, punto éste que favoreció la adjudicación del servicio a dicha empresa, que ahora se niega a acometer la inversión necesaria y ha solicitado al Ayuntamiento la cesión de esos terrenos de propiedad pública para instalar los surtidores. Si el Ayuntamiento cede dichos terrenos estaría claramente favoreciendo a Valoriza con posterioridad al proceso.

· Esto agravaría aun más los problemas del Punto Limpio, y haría más difícil su reubicación.

En resumen, es un proyecto que perjudicaría no solamente a los vecinos de la zona, sino a todo el municipio, y únicamente beneficiaría a la empresa Valoriza (empresa que por cierto, y según noticias recientes, no tiene ningún reparo en utilizar recursos de nuestro municipio para dar servicio a otros ayuntamientos vecinos).

Desafortunadamente para los vecinos de Majadahonda, el proyecto parece que sigue su curso. Recientemente, al actual equipo de gobierno del Ayuntamiento ha manifestado su firme intención de ceder terreno público a Valoriza para instalar los surtidores de gas, haciendo caso omiso a todos los problemas mencionados, y a las múltiples alegaciones presentadas. Inicialmente el proyecto se iba a presentar en el pleno de Febrero, para ser aprobado en Marzo, pero finalmente se decidió esperar “a otro momento”. Nuestra interpretación es que, al ser un proyecto claramente impopular, el equipo de gobierno ha decidido esperar a que pasen las elecciones municipales para hacerlo.