Vecinos de Majadahonda se oponen a la cesión de suelo público para un bar-restaurante

Hace 25 años, bajo el mandato del entonces alcalde Ricardo Romero de Tejada, hoy imputado por el uso de las “tarjetas black”, se otorgó en nuestro municipio la primera concesión de terreno público, para que una empresa privada gestionara lo que se definió como un “quiosco de bebidas y comidas”. El contrato se firmó con McDonald’s el 18 de febrero 1992 y fijaba un pago único de un canon de 125 millones de pesetas.

Transcurridos los 25 años, el Ayuntamiento ha vuelto a convocar una licitación pública para el mantenimiento y explotación del “quiosco municipal”, donde actualmente está instalado McDonald’s (Avenida de España), con el pago de un canon anual de 159.316,91 euros. La concesión, esta vez, es de 15 años.

Frente a las quejas de algunos vecinos de la zona por la renovación de la concesión,  -pues, según comunican en nota de prensa, “dicha instalación (MacDonald’s) les produce molestias por los humos, ruidos y problemas de tráfico” -, el Ayuntamiento justifica que “responde a la necesidad de dar continuación al servicio de hostelería para revitalizar su entorno inmediato”.

Como consecuencia, la Asociación de Vecinos de Majadahonda ha presentado alegaciones a las bases de la convocatoria, solicitando que se suspenda y que se abra un periodo de reflexión y consulta entre los vecinos, para estudiar y valorar el mejor uso que se le podría dar a este espacio público.

La Asociación considera que “esta nueva cesión de espacio público a una empresa privada de restauración no tiene ningún fundamento, dada la cantidad de servicios próximos, y que deben existir otras funciones para un espacio público de esas características. No entendemos como otro bar-restaurante va a revitalizar el entorno. Proponemos que no se renueve la concesión, revirtiéndose el local al municipio, y que, junto con los vecinos de la zona, se decida qué actividad realizar en dicho local”.